Traductor

dimarts, 17 de març de 2020

Tast 13: Espiga Black IPA


Análisis Sensorial:
Al abrir la botella, principalmente encontramos unos aromas a lúpulos frescos que duran poquísimo para dar paso a otros aromas. Notas torrefactas y se empieza a percibir también chocolate. No se aprecian defectos.
Debido al contraste de temperatura de nevera con el exterior, un día con mucha humedad, se hace difícil servir en un vaso (tipo shaker).
Una vez vertido en el vaso, el color es casi negro, que a contraluz se observar ligeras transparencias marrones. Una espuma persistente de color beig, con una burbuja entre media y pequeña. Deja buenas adherencias según vamos bebiendo.
No dispone de mucho poso la botella, y no resulta nada difícil verter el máximo de contenido en nuestro vaso sin que caigan sedimentos.
Primeros olores:
Se aprecian olores fuertes torrefactos que a la vez, diría que por los lúpulos, es un olor fresco y herbal. También se percibe notas a chocolate ligero. 
Primeros sabores:
Al principio bastante efervescente, notas torrefactas que recuerda a esa costra de pan de “Pagés” tostado. El frescor del lúpulo está muy marcado, refresca el paladar. Al tragar se nota una astringencia pero rápidamente el retrogusto que nos deja es herbal. De cuerpo medio, final astringente apreciable (amargor fácil de soportar) que deja la boca algo seca.
Siguientes olores:
Predominan más los aromas frescos que el chocolate y los torrefactos.
Siguientes sabores:
La presencia de la graduación alcohólica se nota algo más, que a su vez es contrarrestada con el frescor del lúpulo. A lo contrario de los aromas, en boca se aprecian más el toque achocolatado.
Conclusiones:
Cerveza que no es totalmente equilibrada. El lúpulo está más presente (a mi modo de entender, por el estilo debería ser así) que las maltas. Eso sí, deja huella, nos deja un buen recuerdo en boca, duradero y persistente.
Una complejidad bien realizada, los ingredientes están bien unificados y se armonizan bien. Destacando frescor en boca y amargor y ese punto a chocolate. Que decir de la composición, “está bien parida” aunque los lúpulos sean más protagonistas, los diferentes aromas herbales combinan bien con ese torrefacto y notas a chocolate con el alcohol bien integrado. Y a pesar del nivel de alcohol, como bien he dicho, bien integrado, se bebe muy bien.
Notal Final:
Una gran Black IPA. Aromas frescos y herbales. En boca toques torrefactos ligeros con notas a chocolate. De cuerpo medio, alcohol bien integrado y de amargor bien soportado.
Cata realizada por Christian Ortega, socio # 027

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada