Traductor

dimecres, 4 de setembre de 2019

LAS “CHAPITAS” SE ABREN PASO EN UNA DE LAS MUESTRAS DE COLECCIONISMO MÁS GRANDES DE ARGENTINA

Nuestro amigo y socio de la asociación, Leandro Marinello, de la lejana, pero tan próxima en nuestros corazones, Argentina, nos ha enviado una crónica de la Muestra de Coleccionismo que se celebró en la ciudad argentina de Córdoba entre los días 16 al 25 de pasado mes de agosto.
Entre los días 16 y 25 del pasado mes de agosto de 2019, como desde hace 28 años, en la mediterránea ciudad de Córdoba, Argentina (la segunda ciudad más grande de este país) se llevó a cabo una muestra impulsada por una asociación local denominada ACME (Amigos del Coleccionismo, Modelismo Estático, Ferromodelismo y Hobbies). Durante las fechas indicadas, el “Museo de la Industria” de la nombrada ciudad, abrió las puertas al público general para mostrar lo que sucede en el apasionante mundo del coleccionismo, con el afán de divulgarlo y poner en valor el esfuerzo de cientos de coleccionistas locales que, día a día y desde hace tiempo, llevan adelante sus colecciones haciéndolas crecer con entusiasmo, dedicación y, sobre todas las cosas, con mucha pasión.
No habían reglas para exponer en la muestra; toda persona que tuviera una colección (por más grande o pequeña y por más tradicional o exótica que pudiera parecer) contaba con la posibilidad de mostrar aquello por lo que se apasiona. Así, la muestra se nutrió de todo tipo de objetos coleccionables, tan diversos como sus propios dueños. Hubo espacio para los juguetes antiguos (aquellos de principios del siglo pasado, que eran de latón) y otros más “ochentosos”, autitos de todo tipo de escala y modelos, artículos de mundiales de fútbol, billetes y monedas de todas las épocas y lugares del mundo, objetos relacionados con comics o películas, entre muchos otros curiosos objetos como lápices, cajitas de fósforos o frascos antiguos.
Sin embargo, si has llegado hasta aquí, te interesaría saber que también hubo lugar para los objetos cerveceros. En esta 28° edición de muestra de coleccionismo, hubo un papel estelar para las “chapitas”.
Este maravilloso objeto, el que –por otro lado- ha sido uno de los inventos más útiles para la evolución de la industria de todo tipo de bebidas y productos (particularmente cerveceros) se llevó, sin lugar a dudas, una gran cantidad de elogios tras el público que, asombrado, supo valorar la belleza de estas piezas.
Es por todos conocido que, “la chapita de la cerveza”, suele tirarse sin más, cuando el mejor brebaje del mundo es abierto para ser disfrutado con familia, amigos, en un viaje o –simplemente- tras un agotador día de trabajo. Pero, cuando te detienes a observarlo tan solo por un momento, serás capaz de contemplar la explosión de diseño y colores que hay en un pequeño radio de tres centímetros.
Fue la primera vez que se expuso sobre las tapas corona en la ciudad cordobesa y, vale decir, una de las únicas en toda la Argentina. Uno de los socios de la ACDCC, Leandro Marinello, junto con otros colegas “chapiteros” de su ciudad (Juan, Gonzalo y Juan Pablo), expusieron una vitrina repleta de todo tipo de chapas, consistiendo la muestra en tapas antiguas (entre las cuales había muchas españolas y catalanas), series completas de todo tipo, tapitas argentinas (por supuesto), tapas de otros rincones del mundo y, a pesar de que había chapitas de todo tipo de bebidas, hubo un especial lugar para las tapas cerveceras.

Es de destacar que estos coleccionistas forman parte de un grupo amigo denominado CTCA (Coleccionistas de Tapas Corona Argentina), siendo éste el mayor y más antiguo grupo de coleccionistas de tapas corona de Latinoamérica, con más de diez años de vigencia (siendo éste un grupo exclusivo de “chapitas”, como comúnmente se denominan en esa región del Globo). 
Durante los diez días que duró la muestra, las chapitas captaron el asombro de los visitantes de la misma impulsándose -de ese modo- su coleccionismo, partiendo siempre de la base de que se trata de objetos de una infinita variedad de diseños y que carecen de un verdadero valor mercantil. Además, se trata de uno de los únicos artículos en el mundo del coleccionismo que pueden hallarse en forma gratuita y fortuita, y que cuentan siempre con el mismo tamaño, siendo este un aspecto muy importante respecto de su almacenamiento y clasificación (si eres coleccionista, sabrás de qué estamos hablando).
Celebramos, entonces, que el coleccionismo se haga visible en todas las sociedades, resaltando los valores que conlleva el practicarlo: solidaridad, amistad, perseverancia, memoria, esfuerzo y conservación histórica (por nombrar solo alguno de ellos) y que las “chapitas” sigan cobrando un papel relevante dentro del mismo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada